Oktoberfest, 184 años derramando alegría

CAI (g) - La mayor de las fiestas populares alemanas ecomenzó el pasado 16 de septiembre.  Al grito de “O’zapft is!”se descorchó el primer barril de cerveza y  dió inicio la edición 184 de la Oktoberfest de Múnich. Hasta el 3 de octubre todo serán risas, cantos y encuentros. Desde acá intentamos reseñar una celebración que abarca miles de facetas.

Desde hace tiempo la Fiesta de la Cerveza de Múnich (Wiesn para los locales) se ha convertido en un espectáculo de superlativos. Sólo en 2013 se contabilizaron 141 gastrónomos, 173 expositores sobre 34,5 hectáreas que ofrecieron entonces como ahora comida, bebida y entretenimiento. Los anfitriones bávaros esperan este año alrededor de siete millones de visitantes de todo el mundo dispuestos a beber y divertirse.

La Wiesn en blanco y negro

Ya desde 1810 muchos peregrinaban a los prados de la Theresienwiese, aunque por aquella época no se hablaba aún de la fiesta en la vía pública más grande del mundo. Y para ofrecer a los amantes de la nostalgia y de las tradiciones una imagen de aquellos días, en 2010 se inauguró una parte histórica. spanisch Ampliar imagen (© dpa) En los Oide Wiesn ("antiguos prados"), en el sur del parque Theresienwiese, se pueden revivir aquellos viejos tiempos. Especialmente para familias con niños y personas mayores es una alternativa al extremo bullicio de la vecina Fiesta de la Cerveza.

Tradición bávara, hospitalidad local y música folclórica es lo que destaca aquí. Por ejemplo en algunas carpas más tradicionales se ofrecen deliciosos manjares, música de instrumentos de viento y trajes tradicionales aseguran una gran autenticidad. La cerveza se sirve en la tradicional jarra de cerámica gris. El chasquido de latigazos (Goaßlschnalzer) y las típicas danzas tirolesas (Schuhplattler) forman parte de la ambientación.

Que los organizadores no son solo tradicionalistas queda demostrado por la carta culinaria en otras acogedoras carpas más modernizadas: además del pollo a la Wiesn y platos de carne de origen biológico, existen ya como parte del menú platos veganos.

Las carpas más significativas

Cuando un inexperto visitante, primerizo en las artes de la Oktoberfest, se planta en medio de la Wiesn, una de las preguntas que brotan de inmediato es ¿dónde se divierte uno más, qué carpa tiene el mejor ambiente? Las hay gigantescas donde caben miles de personas, o más pequeñas, como las que se han instalado en los antiguos prados con aire vintage. Y luego también, ¿se necesita sí o sí una reservación?

En todo caso, por regla general todas las carpas ofrecen la mitad de los lugares para el libre acceso hasta las 15hrs., después sólo el 35% de las localidades no pueden reservarse. spanisch Ampliar imagen (© dpa)

Armbrüstschützenzeltexiste desde 1895 y es una de las más antiguas en la Wiesn, con una capacidad para 5,830 personas dentro y 1,600 en el Biergarten es aquí donde los querientes de la cerveza Paulaner encontrarán su amor correspondido. 

www.armbrustschuetzenzelt.de/

Ahora bien, si se inclinan por la Hofbräu, entonces deben dirigirse a la carpa que representa a dicha señorial cervecería, donde encontrarán además un ambiente harto internacional (por ser, en parte, la Hofbräu una de las cervezas con más fama en el extranjero). Su Biergarten tiene una capacidad para unas 3,022 personas.

www.hb-festzelt.de/

Existe una carpa que casi siempre sale en las fotografías de los rotativos internacionales por su monumental decoración (obra del ganador del Oscar, Rolf Zehetbauer) con escenas bucólicas sobre la historia de Baviera y por su techo corredizo que el jefe máximo del lugar, Toni Roiderer, abre cuando las nubes escampan y el sol brilla sobre Múnich (o al menos sobre las 9,300 personas que esta "Zelt" puede albergar una vez que cuelga el cartel de lleno): Hacker-Festzelt.

www.hacker-festzelt.de/


spanisch Ampliar imagen (© dpa) Otra de las carpas más antiguas (1867), y donde de hecho tiene lugar el “descorche” oficial del barril con el que da comienzo la Fiesta de la Cerveza, es la Schottenhamel. Aquí (10mil plazas en total a disposición del público) el ligoteo juvenil, es decir, las posibilidades de flirtear y conocer chicos y chicas, es bastante alta y generosa.

www.festzelt.schottenhamel.de/

Existen además dos carpas que cuentan con una particularidad especial: la Weinzelt, donde se ofrecen, como su nombre lo indica, sólo caldos producidos por la uva (hasta 15 tipos distintos de vinos) y cuenta además –la única en su clase- con 4 bandas de música para amenizar a la concurrencia. También existe cerveza, no teman, pero si quieren seguir bebiendo y un vino les parece buena idea este es su lugar. El otro es la carpa Bräurosl (con capacidad para unas 8,400 personas: 6mil en el interior, el resto en las bancas/biergarten en un extremo) la cual abre sus puertas a la comunidad lésbico gay al menos durante el primer domingo de la Wiesn.

www.weinzelt.com/

www.braeurosl.de/

Los juegos mecánicos y otros entretenimientos

Tanto en los siglos XIX y XX como hoy, forma parte obligada de un bello paseo por la Oktoberfest una visita a los puestos y a los “juegos mecánicos”. Los visitantes pueden dar giros al estilo retro en la antigua crinolina (un carrusel de sofás) o el “Hexenschaukel” una especie de salón embrujado que lleva a pasear en remolinos por el pasado.

Una gran diversión tanto para pasajeros como para espectador son los viajes por el curioso velódromo. Y quienes quieren conocer la extraña y agitada vida de los expositores, puede visitar el Museo de la Fundación Schausteller-Stiftung de Múnich.

La cerveza tiene aquí su trono

Se estima que en las 2 semanas que dure la Oktoberfest se dispensen al menos 7millones de litros de este líquido maravilloso. Y que quede claro: la ley de bávara que protege la pureza de la cerveza es uno de las más antiguas, pues data de 1516: El goce está garantizado.

Lost and found y otras curiosidades

Se acusa a esta fiesta de estar perdiendo su lado más tradicional y familiar y de convertirse en una bacanal donde los asistentes pierden todo freno y beben hasta el sinsentido. En todo caso, lo cierto es que tanta fiesta hace olvidar -además de las penas- muchas otras cosas y por ello en la sección de “objetos perdidos” los años pasados –y probablemente también éste- se encontraron objetos como los que siguen: spanisch Ampliar imagen (© dpa)  

-         950 pasaportes

-         570 billeteras

-         480 teléfonos móviles

-         280 mochilas

-         80 cámaras fotográficas

-         2 anillos de bodas (¡ups!)

-         1 aparato para escuchar

-         1 raqueta de ping pong

Si no cuentan con un dirndl o uno típicos pantalones de cuero bávaros, pues su precio a partir de los 200 euros puede ser utilizado en asuntos más mundanos, existen tiendas en la ciudad de Múnich que rentan por 24 horas un atuendo completo "tipo Oktoberfest" para no desentonar con la tradición (en la calle de Lindwurm o en el barrio de Schlachthofviertel).

Eso sí, pongan mucho ojo a las chicas y dónde llevan atado el lazo de su delantal: si a la derecha es que están comprometidas y no tiene sentido regalarles una Lebkuchenherz. Por el contrario, si el moño o nudo lo llevan atado a la izquierda, es que siguen solteras y andan en busca (tal vez) de guerra. Código de vestimenta de la Wiesn tan antiguo como Matusalen.

“O’zapft is!” pues… ¡Salud!

La Fiesta de la Cerveza de Múnich, del 17 de septiembre a 3 de octubre de 2016

www.oktoberfest.de

PS: A la lógica -y en varias ocasiones ya planteada (es parte del FAQ de la página oficial de la Oktoberfest)- pregunta de por qué se celebra el Oktoberfest o la fiesta de octubre, en el mes de septiembre, habrá que recurrir a la historia y al clima. El origen de esta multitudinaria festividad popular se localiza en las celebraciones por las bodas del rey Luis de Baviera con la princesa Teresa de la casa de los Sachsen-Hildburghausen. Una vez celebrados los votos matrimoniales, la fiesta comenzó un 12 de octubre de 1810 y terminó 5 días más tarde con una carrera de caballos. En los años siguientes -tal fue el éxito- se siguió celebrando esta fiesta popular a la que se sumó, muy pronto, un aspecto económico (se aprovechaba como feria ganadera: ya se sabe que los acuerdos económicos se cierran mejor si están regados de cerveza, alimento y jolgorio). En todo caso, al cobrar tal popularidad y conociendo los rigores del otoño -en la "Wiesn", el prado donde se celebraba la festividad, la humedad y el frío podrían hacer estragos entre la concurrencia- los organizadores decidieron mover la festividad justo 1 mes antes. Así quedó marcado en el calendario y el hábito popular ha hecho el resto.

CAI (gordillo), -actualización (morales)- a 27 de septiembre de 2017.

Oktoberfest, 184 años derramando alegría

spanisch

Tiempo y hora en Alemania

Berlin:
10:13:15 13 °C
Servicio metereológico alemán