Frida Kahlo: de Coayacán a Baden-Baden

spanisch Ampliar imagen (© Paco Arteaga. "Diego en mis pensamientos".) Frida Kahlo sigue conmoviendo al mundo sesenta años después de su muerte. Los coleccionistas de arte Hans-Jürgen Gehrke y Mariella Remund fundaron en 2009 el museo Gehrke-Remund dedicado a Frida Kahlo en la ciudad de Baden-Baden, estado alemán de Baden-Wurtemberg. Se trata del único centro de arte que cuenta con licencia oficial para elaborar réplicas de todos los cuadros de la artista mexicana. 


En él se exhibe la mayor colección de sus obras: 123 réplicas en realidad pintadas por chinos. “Los artistas encargados de pintar las réplicas nos pidieron que no mencionáramos sus nombres, ya que se consideran artistas, no copistas. Respetamos ese deseo”, cuenta a CAI Hans-Jürgen Gehrke, quien aprovecha la ocasión para hacer hincapié en la diferencia que hay entre reproducción, réplica y falsificación.

Gehrke tuvo constancia de Frida Kahlo en los años setenta, cuando en Alemania fue definida por el movimiento feminista como icono de las mujeres independientes, con poder. La exposición refleja la labor de treinta años de trabajo e investigación que se ha prolongado hasta la actualidad. “Es el resultado de nuestro amor y pasión por el arte y cultura mexicanos, y queremos compartirlo con aquellos que visitan nuestro museo”. La mayor parte del legado de 127 obras de la Kahlo se encuentra en manos de coleccionistas privados; únicamente 43 se exhiben al público. Las réplicas de este museo se corresponden totalmente con las piezas originales en cuanto a tamaño, material, color o estilo.

Con el fin de estudiar y documentar la obra de Frida Kahlo, Gehrke y Remund han viajado en distintas ocasiones a México. Además de recreaciones parciales (el patio o la cama de dosel de Frida) de la Casa Azul de Coayacán en la que la artista habitó junto a Diego Rivera, la exposición también exhibe un millar de piezas u objetos como joyas, muebles, fotografías, trajes típicos o figuras aztecas. El museo se prepara ahora para su reapertura, después de que cediera en 2013 gran parte de la colección para presentarla en una exposición en San Diego, Estados Unidos. “Las salas que hasta ahora han albergado la muestra en Baden-Baden necesitan una renovación masiva; montaremos la próxima exposición en las nuevas salas”. El museo-archivo cuenta con 123 pinturas de Frida Kahlo, de las cuales nueve nunca han sido mostradas en el museo. Además posee más de 100 fotografías, “entre ellas, dos maravillosas que hemos comprado directamente al archivo de Nicholas Muray y que tampoco han sido exhibidas”.

Las mil Fridas

Frida Kahlo (1907-1954) encarna la identidad del arte latinoamericano. Su tema es el yo, el intento de establecer una relación consigo misma, de forma extravagante e insolente. El carácter excesivamente personal de su obra sigue conmocionando a quien contempla sus retratos. Un arte traspasado de belleza, también insólito y convulsivo, muy cercano a las formas populares. Sin duda una artista inevitable y simbólica, un personaje multifacético de mérito y popularidad enormes que fuera comprimido en una gran retrospectiva que el museo berlinés Martin-Gropius-Bau presentó en 2010.

El arte de Frida Kahlo es un arte de raíces nativas, campesinas, indígenas, de fantasía confundida con realismo. Si el dolor es indescriptible, Frida Kahlo fue una de las grandes voces que intentaron expresarlo. Ella tradujo el dolor al arte a lo largo de 29 años de sufrimiento constante. Una biografía cubierta de cloroformo, vendas, agujas, bisturíes, gangrena, heridas abiertas, coágulos, abortos, lágrimas, una amputación y corsés. Su salud maltrecha insidió en la lentitud de su trabajo. Lo que vive es lo que pinta; con poesía agónica tiñe sus telas. Su dolor, su cuerpo, puede que su folklore. Fuentes de su arte, estos son. Se pinta a sí misma porque es el tema que mejor conoce y así nos cuenta su vida con sus autorretratos llenos de pasión, inocencia, sufrimiento, conocimiento, sus estados de ánimo, sus sensaciones y también México.

Un trozo de México en Alemania

La relación entre Frida Kahlo y Alemania es innegable. Su padre, el fotógrafo Wilhelm Kahlo, nació en 1871 en Pforzheim y creció en Baden-Baden, no muy lejos de donde se encuentra el museo Gehrke-Remund. La biografía excéntrica de Frida Kahlo estuvo caracterizada por la vitalidad y el sufrimiento, por su fuerza interior y su temperamento. Aunque su vida fue breve y turbulenta, dejó un legado artístico incomparable. Sus obras conforman un diario pictórico. Cada pintura, sea autorretrato o bodegón, capta de manera asombrosa un momento de sus sentimientos, de su alegría de vivir. Los desafíos de la vida, la pasión, el amor y la resistencia quedaron para siempre representados a través de sus pinturas. Hace tan solo dos meses se cumplían 107 años de su nacimiento y sesenta de su muerte.

spanisch Ampliar imagen (© Paco Arteaga.) La fundación del museo que salvaguarda su memoria partió de una idea espontánea. Surgió del ingenio de Hans-Jürgen Gehrke, mientras estaba sentado junto a Mariella Remund en un banco de Schloss Favorite, Baden-Baden. “En relación a la actual comercialización del arte moderno, somos conscientes y entendemos el interés general que la gente pone en cuestiones como las tarifas de licencia para hacer las réplicas, el coste de las réplicas o la cantidad de visitantes”. Sin embargo, para Remund y para Gehrke, esto no conforma el punto decisivo y tampoco fue nunca lo que motivó la fundación de un museo de réplicas dedicado a Frida Kahlo. “Hablemos de la vida de Frida Kahlo, de sus pinturas y de su pasión. Del maravilloso y rico arte y cultura de México, de la experiencia de nuestros visitantes y de lo que significa Frida Kahlo para sus vidas. Esto son para nosotros los temas fundamentales. Preferimos dejar el resto de consideraciones financieras para otros”.

Gehrke y Remund tenían claro que, partiendo de un concepto bastante personal, querían fundar un museo monográfico dedicado a un solo artista. Desde su punto de vista, solo así es posible comprender el desarrollo de un creador en todas sus diferentes fases estilísticas. Otro de los objetivos era ofrecer a los visitantes una experiencia artística cargada de intensidad. Algo más que una experiencia visual. Algo que conmoviera el corazón y el espíritu. “Muchos museos definen su éxito de exposición según la longitud de la cola de visitantes en la entrada. Nosotros describimos el nuestro en la medida en que percibimos exactamente el nivel de entusiasmo de nuestros visitantes. Independientemente de si proceden de Europa, Estados Unidos o México, el feedback y la experiencia de los visitantes son siempre los mismos. Porque Frida tiene un atractivo universal”.

El diario de Frida Kahlo


Frida Kahlo –de antepasados alemanes, húngaros y mexicanos– contribuye con su arte y el recuerdo de su persona a semejante devoción de lo mexicano. Es difícil escribir de una manera inédita sobre una mujer magnética, vibrante, irrepetible que ya ha inspirado demasiados artículos, reseñas, catálogos de arte, biografías literarias, ensayos y prólogos. Sin embargo, el diario de Frida Kahlo es la expresión más íntima de los sentimientos de la artista (sin máscaras) en 338 ilustraciones con 167 láminas a color. Setenta acuarelas reflejan distintos aspectos del proceso creativo de la artista. Una manera de bucear un poquito más profundo en el interior de la Kahlo. Inició su diario a los 36 años con letra clara, grande y redonda; dibujada más que escrita, suavemente decorativa. Con ella ilustra una vida emocional alborotada.

Su diario refleja las inquietudes turbulentas de los últimos diez años de la vida de la artista, donde realiza concesiones a la mortalidad y a su tormento por no poder ser madre. Apasionado, sorprendente, perturbador, íntimo, soñador y sobre todo, poético, el diario de Frida Kahlo, custodiado bajo llave durante cuarenta años, expresa rasgos ocultos de su compleja personalidad. Su relación con Diego Rivera (muralista destacado con quien se casó en 1929, el verdadero, infiel, magnífico, torturador y tierno amante) es omnipresente en el diario y en la vida de la Kahlo, al igual que su coraje ante las más de 35 operaciones a las que fue sometida para corregir las secuelas del accidente nefasto que sufrió a los 18 años. Su devoción por Diego Rivera era más grande que ella.

Kunstmuseum Gehrke-Remund 

Industriestr. 9a 76532 Baden-Baden

www.kunstmuseum-gehrke-remund.de

Paco Arteaga Tacoronte Ampliar imagen Paco Arteaga Tacoronte (© Paco Arteaga Tacoronte) Paco Arteaga, en exclusiva para CAI, a 8 de septiembre 2014.

Tiempo y hora en Alemania

Berlin:
18:54:49 8 °C
Servicio metereológico alemán